Cómo ser un buen líder, no solo un jefe

Evaluación y Desempeño Jan 06, 2020

Expertos en liderazgo organizacional afirman que un líder aporta prácticamente 50% en la incidencia del clima laboral. Como cabezas de área, los líderes pueden generar un ambiente laboral armónico o tóxico.  

El mal comportamiento de un gerente disminuye la moral y aumenta el estrés. Por ello, las organizaciones presentan más ausencias, menor productividad y mayor rotación.

En Worky, sabemos que los profesionales de recursos humanos están en una posición única para ayudar a los gerentes a mejorar y con ello contribuir al éxito de sus empresas.

Una labor clave del área de RRHH es buscar que los mandos altos tengan no solo las habilidades inherentes a su puesto, sino también otras aptitudes para ayudar a sus equipos a alcanzar las metas y aumentar la productividad.

¿Qué define a un mal jefe vs un buen líder?

De acuerdo con Robert I. Sutton, autor del libro Buen jefe, mal jefe, es necesario que un buen jefe y líder procure la diversidad en su equipo, escuche las opiniones y las tome en cuenta para tomar mejores decisiones; debe dar antes que recibir, pues con eso inyectará compromiso en sus colaboradores.

Igualmente, necesita formar disciplina a través de un plan de trabajo bien establecido. En toda empresa hay “bomberazos”, pero cuando estos son continuos, hay que revisar si hay algún desorden en la gestión.

Además, un buen jefe reconoce que la gratitud con su equipo es un ingrediente importante para la productividad.

Finalmente, para el autor, pocas cosas hablan de un buen jefe como su habilidad e interés por hacer crecer a su equipo de trabajo.

Por otro lado, si te ha tocado un mal jefe sabes que estas son algunas de sus acciones:

  • Rompe promesas
  • Tiene a sus colaboradores con exceso de trabajo
  • Sus expectativas son poco realistas
  • Ejerce el favoritismo
  • Es demasiado crítico
  • No escucha a su equipo o no deja que externen sus opiniones

Si pasamos un tercio de nuestras vidas con nuestros colaboradores y compañeros de trabajo, ¿por qué no tratar de crear un entorno que fomente la diversidad y apoye la productividad?

Desde tu trinchera como CEO o jefe de Recursos Humanos, busca generar y promover un liderazgo que sea inspirador, que defina claramente las metas y el camino a seguir, que fomente una buena comunicación, la innovación en el trabajo cotidiano, el trabajo en equipo y el fortalecimiento de las relaciones entre colegas para crecer.

Las empresas no pueden lograr sus objetivos sin equipos que realmente se comprometan con ello. Los líderes y el departamento de RRHH, son el punto de contacto crítico para conseguir que de verdad se pongan la camiseta.


Todo lo que necesitas saber del ámbito laboral actual, lo encuentras en el Blog de Worky. Visítanos o haz clic aquí para obtener mayor información de los planes que te ofrece este software de RRHH mexicano.

Maya Dadoo

Hola, ¡Soy Maya! Directora general de Worky