A diario tomamos decisiones, desde la forma de redactar un correo electrónico hasta cómo ejecutar una tarea y cada día son menos los equipos que desean que sus colaboradores asistan a la oficina para que solamente hagan su trabajo, sin influir u opinar sobre lo que acontece en términos generales dentro de la empresa.

Incluir a los miembros de tu equipo cuando se discute sobre algún punto que pueda permitir el avance o afecte el mismo fomenta un ambiente de inclusión, logrando de esta forma que se sientan cómodos en el grupo y escuchados en todo momento, además de crear un sentido de pertenencia amplio y un aumento en la productividad.

Realizar este tipo de acciones logrará que la toma de decisiones no recaiga en el juicio de una sola persona, sino que acceder a más puntos de vista e ideas, con lo que se aprovechará en totalidad la experiencia y conocimiento de los miembros del equipo.

El problema de que una sola persona tome la decisión está en que no se cuenta con una visión completa de la situación ni de las fuentes de información con las que cuenta para que el fallo sea el mejor o de mayor beneficios. También la tasa de fracaso recae no solo en el responsable de la decisión, sino también en los que la ejecutaron.

Para que el proceso de toma de decisiones grupal tenga los resultados deseados, debes contar con objetivos previamente establecidos, así como nunca perder de vista la misión y visión de la empresa, ya que estos son tus ejes rectores.

Una sesión mensual o quincenal para llevar a cabo la exposición de la situación a enfrentar es más que suficiente, recuerda que alguien (habitualmente un líder de equipo, pero puedes experimentar usando a algún miembro) debe tener el control de la reunión así como la agenda, que en un contexto básico debe tener la descripción de lo que se va a trabajar, la lluvia de ideas, exposición de ideas, generación de solución y retroalimentación.

Posteriormente a la toma de la decisión o decisiones, recuerda que se deben efectuar con seguridad, ya que es producto de las ideas de todos los miembros de tu equipo, confía en el juicio que permitió generar conclusiones. También recuerda agradecer a todos, con esto lograrás crear un ambiente de participación y de comunicación asertiva.