SUSCRÍBETE AL BLOG
Gestion Empresarial

¿Qué es el esquema de compensación variable?

Cada vez más compañías y startups optan por cambios a una remuneración variable. En Worky te explicamos qué es y cómo aplicarlo desde el inicio.


La compensación variable depende del desempeño del empleado o de un área en específico de cualquier empresa. Se pueden medir a través de metas, objetivos o la productividad dentro del equipo, esto te ayuda a establecer una buena conexión entre la empresa y los colaboradores.

Cada vez más compañías y startups optan por cambios a una remuneración variable. La compensación variable es cuando un porcentaje de la compensación está atada al desempeño.

Si un empleado logra los objetivos, se le incluye un bono o incentivo. Un salario base, en cambio, es un sueldo fijo sin contemplar si el empleado llega a sus objetivos.

Ventajas de la compensación variable

Al aplicar este sistema en tu empresa encontrarás que puedes medir de una forma más ordenada los objetivos personales de los colaboradores y, al mismo tiempo, estos se verán motivados por el esquema de compensaciones que les brindes.

Otra de las ventajas es que puedes realizar diferentes tipos de compensaciones. Worky te ofrece un panel para administrar estos beneficios a tus colaboradores y los cuales podrás otorgar a través de la nómina, descuentos en establecimientos, días libres o con los planes que más se acomoden a tu empresa.

En las PyMEs, uno de los gastos más altos es la nómina, por esto luchan constantemente para encontrar el balance entre productividad y compensación.

Poder llegar al final del mes para pagar la nómina puede ser un trabajo extraordinario. Pedir que los equipos trabajen conjuntamente o individualmente para lograr estos objetivos puede ser importante y relevante.

El pago variable permite que una compañía remunere a los empleados para lograr los objetivos, pero también controla los gastos en épocas en las cuales no se logran los resultados.

¿Cómo aplicar el sistema de compensación variable?

Para tener un esquema exitoso de compensación variable, tienes que contemplar los objetivos de las áreas, su seguimiento y la cultura de equipo. Para determinar si tu compañía está en este proceso, contesta las preguntas contemplando los siguientes 5 puntos:

1. Crea los objetivos

¿Todos son cuantificables? Ventas es el área más predispuesta a medición, pero ¿puedes medir los resultados de tu equipo técnico, financiero y estratégico?

Estos objetivos los puedes llegar a generar a través de reuniones en las que en conjunto con los colaboradores o el equipo de trabajo se establezcan las metas que hay que lograr ya sea por equipos o de manera personal.


2. Establece el balance entre fijo y variable

¿Qué porcentaje del sueldo total será fijo y qué variable? ¿Asignarás un tope a la compensación variable? Hacer esto es importante para que tanto recursos humanos, como el área de finanzas puedan conocer las compensaciones a las que los colaboradores se pueden hacer acreedores y en qué momento darlas.

3. Compárate

En tus pares de industria, ¿se les compensa con esquema variable a su nivel? ¿Estimas rotación por este cambio? ¿Se irán los de desempeño alto? Recuerda que siempre debes de analizar las ventajas y desventajas que traerá para tu empresa otorgar este tipo de compensaciones y para que no existan conflictos internos debes establecer bien bajo qué circunstancias se otorgarán estos beneficios.

4. Define la cultura organizacional ideal


¿Cómo se verá afectada tu cultura organizacional? ¿Las compensaciones serán a través de beneficios en la oficina o dentro del pago? Establecer esto ayudará a que el área de RH defina los beneficios que tendrán los colaboradores y definir si el área de finanzas deberá manejar parte del presupuesto en cosas de la empresa que mejoren la cultura interna o bien si eso se irá como bonos en el desempeño.

5. Comunicación

¿Cómo vas a comunicar los objetivos? ¿Tendrán acceso a ellos? ¿Tienes la tecnología o capacidad para evaluar a todos los empleados / áreas? Recuerda la frase “cuentas claras, amistades largas” , mientras mejor logres elaborar el plan de compensaciones o sepas comunicarlo a tus colaboradores menos problemas y malentendidos existirán.

Si crees que tu compañía está en una etapa demasiado temprana para ejecutar esto a nivel general, trata con una área. Por ejemplo, marketing. Crea objetivos cuantificables y mide sus resultados. Empieza con el 10% variable.

Siempre recuerda que es importante comunicar a los colaboradores las reglas bajo las que se regirá el sistema de remuneraciones y que estas pueden ir cambiando con el paso del tiempo, por lo que pueden ir variando según sea el trabajo.

Esto permitirá también que tu empresa establezca periodos de trabajo u horarios más flexibles en lo que importe el desempeño al final, en lugar de atarte a un sólo horario laboral.



Si te gustan nuestras recomendaciones suscríbete a nuestro newsletter para mantenerte enterado y conoce más acerca de Worky, el software de RH que te ayudará a llevar de cerca el control de tu empresa.

Artículos relacionados