Recursos Humanos

Modelo de trabajo híbrido: cómo capacitar a tu equipo

El modelo de trabajo híbrido recibió impulso con la pandemia, y ha ofrecido buenos resultados a las empresas. Conoce cómo implementarlo con éxito


El modelo de trabajo híbrido es una de las consecuencias laborales de la pandemia y ya es una realidad. Sin embargo, a muchas empresas les preocupan los desafíos que implica la gestión a distancia de su capital humano. 

Este sistema, si bien no es nuevo en México, se ha consolidado como un esquema de trabajo que combina la jornada laboral presencial con algunos días de home office.

 

Si tú también te preguntas cómo lograr que funcione este modelo para tu organización, en Worky te explicamos cómo capacitar a tus colaboradores de forma remota y así sacarle el máximo provecho a esta nueva manera de trabajar.

 

¿Qué significa el trabajo remoto?

En los últimos meses hemos visto un cambio drástico en el modelo laboral. Como nunca antes, las organizaciones se están planteando qué tan necesario es el trabajo presencial y qué tan imprescindible es el remoto, principalmente ahora que, debido a la pandemia, muchos colaboradores comprobaron que pueden cumplir con sus funciones a distancia.

 

El trabajo remoto significa realizar actividades laborales fuera del entorno tradicional de la oficina; es decir, las que pueden ejecutarse desde casa o a distancia sin necesidad de desplazarse al centro de trabajo.

 

La más reciente Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del Inegi arrojó un dato interesante: hasta 622 mil trabajadores cayeron en la categoría de “ausentes temporales con vínculo laboral”. Es decir, no todo el personal remunerado y subordinado asistió al centro de trabajo.

 

Esta tendencia registrada en México es similar a la de muchos países del mundo: hay un mercado laboral en transformación que busca brindar mayor flexibilidad al capital humano.

 

El trabajo remoto puede visualizarse en tres formas:

 

▪️ Talento totalmente remoto

▪️ Trabajo híbrido

▪️ Colaborador independiente

Siempre hay que considerar que no todas las organizaciones pueden aplicar el trabajo remoto por su naturaleza misma. Sin embargo, muchas más están ideando la manera de mantenerse bajo el esquema a distancia.

 

Los retos del modelo laboral híbrido

Este sistema que combina el trabajo presencial y a distancia ha abierto también nuevos retos para las organizaciones, pues muchas han tenido que volverse más flexibles en sus políticas laborales a fin de retener al talento.

 

En su reporte más reciente de Tendencias Globales de Talento 2020, LinkedIn destaca que los colaboradores están reconsiderando sus prioridades y sus relaciones con los líderes, llevándolos a buscar arreglos de trabajo flexibles y un mayor equilibrio entre el trabajo y su vida personal.

 

El reporte añade que existe una creciente tendencia a que las empresas valoren más el bienestar físico y emocional de su Capital Humano. Esto ha llevado a que las organizaciones se concentren en trabajar tres puntos clave:

 

Compromiso laboral. Este es uno de los principales retos para el manejo del modelo laboral híbrido. El distanciamiento físico puede hacer que los colaboradores vayan perdiendo motivación o, en el peor de los casos, descuiden las tareas diarias. Las organizaciones deben mantener una comunicación permanente, además de motivarlos de diferentes maneras, como una mayor capacitación a distancia a fin de que mantengan lealtad y compromiso laboral

 

Desarrollo de habilidades duras y blandas. Este modelo laboral flexible conlleva también el fortalecimiento o adopción de competencias. De acuerdo con el estudio Estado de Habilidades 2021 de la consultora Degreed, en México hasta 56 por ciento de los profesionales reconoce que la pandemia aceleró la necesidad de actualizar sus aptitudes y desarrollar otras en un entorno de cambio constante. Entre las habilidades, se identifican las duras y blandas. Las primeras son las que el colaborador ha aprendido a usar como las herramientas, tecnologías u otras competencias. Las segundas son básicamente los rasgos interpersonales que desarrollan con el tiempo, como la comunicación efectiva, la credibilidad o la empatía.

 

Integración y clima laboral. El modelo laboral híbrido no significa distanciamiento físico ni desentendimiento de la organización. Las empresas están conscientes de que, para crecer, es indispensable la capacitación a fin de contribuir al desarrollo de los equipos. La capacitación a distancia ayuda a que permanezcan integrados y a que se conserve un clima laboral armónico y productivo. Además, con una comunicación transparente y constante debe quedar en claro que el colaborador remoto recibe los mismos beneficios y pagos que el equipo de oficina.

 

Capacitación a distancia: ¿cómo hacer que funcione?

La motivación y desarrollo de habilidades de los colaboradores son motores clave en el trabajo híbrido. Y el engrane que los hace moverse es la formación, que es el punto central para los líderes, aún con el trabajo remoto.

 

No hay vuelta: la capacitación a distancia lleva a un resultado claro, que es el crecimiento de la organización. Esta puede ir desde clases de inglés hasta el desarrollo de habilidades tecnológicas y manejo de proyectos, y debe cumplir al menos cuatro condiciones básicas:

 

Comunicación interna. Mientras haya más canales de comunicación abiertos, mayor será el entendimiento y menores las distracciones. Por su naturaleza, el trabajo a distancia tiende a aislar, por lo que es recomendable mantener teleconferencias, chats en línea y otro tipo de herramientas a fin de que se mantenga el compromiso laboral. Estos puentes de comunicación tienen un papel fundamental en la capacitación y en la retención de talentos calificados.

 

Información accesible para todos. Igual de importante es garantizar que los colaboradores bajo el modelo laboral híbrido estén dotados de equipos actualizados y adaptados a las plataformas de la empresa. Las organizaciones, además, deben estar conscientes que las generaciones más jóvenes son nativos digitales, de manera que su adaptación a las nuevas tecnologías será más rápida. Facilitar la comunicación -y retroalimentación- es un paso necesario para mantener un ambiente laboral armónico.

 

Evitar el micromanagement. Muchos líderes caen en una práctica poco recomendable: la microgestión. Esta política es aplicada por el líder que decide unilateralmente hacer una supervisión estricta de las tareas encomendadas a los colaboradores, lo que lleva a que el líder, incapaz de delegar funciones, se desvíe de sus responsabilidades y, al mismo tiempo, genere una carga de estrés extra al equipo. Está comprobado que esta tendencia a controlar las acciones de los colaboradores lleva a que estos reduzcan su autonomía y limita su potencial y creatividad.

 

Incentivos tangibles e intangibles. Al convertirse el trabajo híbrido en un modelo que llegó para quedarse, la flexibilidad laboral asume nuevos retos y uno de ellos es atender el bienestar mental, físico y emocional de los equipos. Parte de este modelo de trabajo híbrido contempla el salario emocional, el cual, en muchas organizaciones compensa lo económico. Ofrecer desde descuentos en gimnasios hasta incluir gastos médicos son parte de los incentivos tangibles e intangibles ofrecidos a los colaboradores para que puedan desempeñar su labor en un ambiente laboral propicio y con flexibilidad de horario. Estos incentivos, como se ha demostrado, se traducen en mayor productividad y ahorros.

 

La digitalización es la clave

Este nuevo modelo laboral flexible solo tendrá éxito si se tiene una adecuada digitalización. Ante un mundo cambiante, las organizaciones no pueden quedarse estancadas viendo crecer a sus competidores.

 

Para que funcione adecuadamente el trabajo a distancia es indispensable contar con una herramienta digital que ofrezca soluciones para las necesidades de cada organización que trabaja bajo el modelo híbrido.

 

El software de gestión de Recursos Humanos de Worky ayuda a impulsar el desarrollo y crecimiento de las empresas que funcionan con el trabajo remoto

 

Entre los módulos que ofrece Worky está el de capacitación a distancia, con el cual se pueden crear programas de formación, actualización y retención de talentos, dando seguimiento de principio a fin al avance y resultados del capital humano.

 

Sea por desconocimiento o por miedo a perder el control de sus colaboradores, muchas organizaciones están desperdiciando tiempo valioso al no aplicar el modelo de trabajo híbrido.

 

Hoy, las empresas que van a la vanguardia con este tipo de modelo se guían bajo el concepto de que lo importante son los resultados, sin importar el tiempo en que se pase en la oficina.

 

Una adecuada gestión de los RR.HH., que considere las necesidades de la organización y el bienestar y motivación de los colaboradores, cumplirá con creces con este objetivo.



Si te gustan nuestras recomendaciones suscríbete a nuestro newsletter para mantenerte enterado y conoce más acerca de Worky, el software de RRHH que te ayudará a llevar de cerca el control de tu empresa.

Artículos relacionados