File not found
Practicas de RH

5 habilidades blandas necesarias para las empresas en crecimiento

Las llamadas habilidades blandas han demostrado ser esenciales en el periodo de recuperación de las organizaciones tras la pandemia. 

Elementos como el pensamiento crítico, la creatividad y la capacidad de adaptarse a nuevos ambientes tecnológicos son claves en un entorno cada vez más competitivo y que exige un ajuste en la dinámica laboral diaria.

Los líderes y colaboradores deben fortalecer esas y otras habilidades blandas para así apoyar el crecimiento de las empresas en la actualidad.

¿Por qué necesitamos nuevas habilidades?

 

Los avances tecnológicos no se detienen. Y las organizaciones no pueden quedarse rezagadas ante los inminentes cambios a los que tendrán que enfrentar si su objetivo es el crecimiento mediante el impulso a la productividad y los ahorros operativos.

Según el informe sobre el futuro de los Empleos del Foro Económico Mundial 2020, hasta el 50% de todos los colaboradores necesitará de algún nivel de readaptación para el año 2025, principalmente debido al significativo avance de la tecnología.

Este estudio tuvo interesantes hallazgos, entre los que destacan:

• El ritmo de adopción de la tecnología se mantendrá constante e incluso se acelerará en algunas áreas.

La adopción de la computación en la nube, los macrodatos y el comercio electrónico continuarán siendo las prioridades de los líderes.

La digitalización de las organizaciones transformará las tareas, los puestos de trabajo y las competencias de aquí al 2025.

Numerosas organizaciones harán cambios en sus ubicaciones, sus cadenas de valor y en el tamaño de sus equipos debido a factores ajenos a la tecnología en los próximos cinco años.

Las competencias más demandadas en los distintos puestos de trabajo cambiarán en los próximos años.

Las principales habilidades que las organizaciones consideran que aumentarán su importancia de aquí al 2025 se enfocarán en el pensamiento crítico y el análisis, así como en la resolución de problemas y habilidades de autogestión como el aprendizaje activo, la resiliencia, la tolerancia al estrés y la flexibilidad.

En promedio, las empresas estiman que alrededor de 40% de los colaboradores requerirán una recapacitación de seis meses o menos y 94% de los líderes esperan que los empleados adquieran nuevas habilidades en el trabajo.

México no escapa a esta tendencia, y queda en manos de las organizaciones incrementar las habilidades para desempeñar un trabajo.

El diagnóstico es claro: Según la Encuesta Nacional de Egresados 2019, hasta 59% de los egresados de las universidades mexicanas considera que su institución educativa necesita fortalecer la enseñanza de habilidades técnicas como, por ejemplo, el manejo de software especializado.

 

Las habilidades más buscadas

 

Las llamadas soft skills, o habilidades blandas, son las que más importancia y valor han adquirido en el mundo de los negocios.

Definidas como los atributos o capacidades que permiten a una persona desempeñarse en su trabajo de una manera efectiva, las habilidades blandas giran en torno al aspecto emocional, a las capacidades interpersonales y cómo se desenvuelve la persona.

De hecho, las habilidades blandas son indispensables para asumir responsabilidades de liderazgo dentro de una organización.

Estos son ejemplos de las cinco soft skills necesarias para empresas en crecimiento:

1. Pensamiento analítico e innovación (resolución de problemas)

Los líderes o colaboradores deben tener la capacidad de identificar y reconocer la información relevante. Después separar o discernir las partes de un problema, deben, con un razonamiento lógico e innovación, tomar decisiones que contribuyan a dar solución a un problema.

2. Aprendizaje activo y estrategias de aprendizaje (autogestión

En mercados competitivos, el aprendizaje constante determina cómo se desempeña una persona en su puesto laboral. Un colaborador joven podrá tener muchas habilidades innatas, pero si no está dispuesto al aprendizaje activo ni a aplicar habilidades de autogestión como la organización, toma de decisiones o cumplir metas, su desempeño día a día no tendrá éxito.

3. Uso, monitoreo y control de tecnología (uso y desarrollo de tecnología)
La adaptabilidad a las nuevas tendencias tecnológicas es otra habilidad a desarrollar. La combinación del manejo de tecnologías como la automatización e inteligencia artificial con las habilidades interpersonales son la fórmula recomendada.

4. Liderazgo e influencia social (trabajar con personas)
Las organizaciones buscan a líderes y colaboradores confiables, disciplinados y motivados. Su tendencia debe ir hacia la cooperación, al establecimiento de sinergias y al trato agradable con los colaboradores.

5. Creatividad, originalidad e iniciativa (resolución de problemas)

Desafiar lo tradicional o salir del confort son parte de las competencias blandas de un innovador, aquel líder o colaborador que plantea nuevas ideas y brinda soluciones a problemas no resueltos.

 

¿Cómo incentivar estas habilidades en los equipos?

 

Existen muchos caminos para que se mejoren las aptitudes de una persona en el trabajo. Los más recomendados son el microlearning y la capacitación a distancia.

El primero es una metodología muy usada por las organizaciones en la que la capacitación de los equipos es rápida, mediante información dosificada y transmitida en pequeñas cápsulas de tres a seis minutos, y tiene una efectividad medible de manera inmediata.

Las habilidades interpersonales se fortalecerán con el microaprendizaje que se caracteriza por:

Facilitar su transmisión, pues se puede hacer a cualquier hora y desde cualquier lugar

Tener un objetivo único, que es elevar la preparación del personal en todos los niveles

La capacitación a distancia es otro instrumento importante para fortalecer las competencias blandas. 

En tiempos del trabajo híbrido, potenciar a los equipos en capacidades interpersonales de manera presencial o remota es una estrategia atinada para sacar el máximo provecho del talento.

Un software de gestión de capital humano como Worky es la solución para que las organizaciones incentiven y profesionalicen a los equipos en habilidades blandas.

El reclutamiento ha cambiado. Las organizaciones dan más peso hoy a las soft skills de los aspirantes, pues serán estas las que podrán potenciarse en beneficio de los equipos, productividad y cumplimiento de metas.

Un estudio de LinkedIn confirma que 57% de los líderes valora más las habilidades blandas que las hard skills, mientras que el 89% de los despidos se producen por las deficiencias en las primeras en el Capital Humano.

La realidad en el mercado laboral es clara: jamás podrán ser automatizadas las aptitudes intrapersonales por ningún tipo de inteligencia artificial. 

Hoy por hoy estas habilidades son una pieza clave en las organizaciones que buscan crecer y alcanzar sus metas.

 



Si te gustan nuestras recomendaciones suscríbete a nuestro newsletter para mantenerte enterado y conoce más acerca de Worky, el software de RRHH que te ayudará a llevar de cerca el control de tu empresa.

 

Sophie
Hola soy Sophie la directora de Recursos Humanos de Worky